El lugar de los gastrónomos del mar. | conócenos | Llámanos 685 118 916 | Inicio de sesión | Cesta (0)

Comprar marisco en Navidad

Se acercan las fechas navideñas y gran parte de nosotros nos surge la duda de qué y cómo debemos hacer para poder comprar buen marisco en Navidad sin que nos cueste un ojo de la cara.

Pues la verdad, es que desde nuestra experiencia, es bastante complicado. No por conseguir buen marisco, si no para que nos salga a buen precio. La gran demanda de marisco que se genera en estas fechas, hace que inevitablemente el precio suba, y contra eso poco se puede hacer.

Además tenemos que tener en cuenta que las condiciones meteorológicas en esas fechas y las disponibilidades de algunos productos hacen que suba todavía más el precio de alguno de ellos.

Pero lo que sí se puede hacer, es trabajar en otras alternativas:

- Que no ten den gato por liebre.

Es muy posible que encuentres en el mercado marisco a muy buen precio en estas fechas, eso puede deberse a que su procedencia es de otros países, como por ejemplo percebe marroquí, centolla y nécora de importación... Si te dicen que es gallego, sospecha. Y si quieres asegurarte puedes pedir la etiqueta de trazabilidad, ahí puedes comprobar la zona de captura, la gallega es FAO27 Subzona IX.

El marisco de importación es una muy buena solución para poder darte un pequeño lujo en estas fiestas y no pagar grandes cantidades. Pero que sea porque tú lo eliges, y no porque te lo vendan como gallego.

El bogavante azul y cigalas que vas a encontrar disponibles, es en su práctica totalidad de Irlanda/Escocia, incluído los que vendemos nosotros. Las capturas de bogavante y cigalas en las Rías Baixas son tan bajas que es imposible ofrecerlo sin ser bajo demanda y en Navidad, preferimos no ofrecerlas por el caos que nos puede ocasionar ofrecer algo muy dificil de conseguir.

El buey de mar y el camarón de importación, pueden ser una muy buena alternativa, sus precios son algo más asequibles y de una calidad excelente. Pero, por ejemplo, la centolla, el percebe gallego e incluso las nécoras no tiene punto de comparación con el de fuera.

- Si es vivo, mejor.

Es habitual encontrar en algunos establecimientos el marisco ya cocido, listo para consumir. Nosotros no somos muy partidarios de comprar así el marisco por varias razones.

La primera es que el marisco recién cocido tiene una textura y jugosidad que resalta el sabor del marisco, como es el caso de la centolla.

Y la segunda, que en muchos establecimientos aprovechan los ejemplares ya muertos para cocerlos y ofrecerlos cocidos, porque vivos ya no los pueden vender. Si el establecimiento es de confianza, no pasa nada, pero si desconfías, mejor cómpralo vivo. 

Así que nuestra recomendación es que lo compres, siempre que puedas, vivo y así puedes asegurarte que es un buen ejemplar y que está en perfectas condiciones.

- Congelar, ¿por qué no?

Algunos de nuestros clientes para evitarse las grandes subidas de precio del marisco, antes de que empiece la campaña hacen su pedido para prepararlo con antelación y congelarlo. Son muchos quienes nos han dicho que el producto descongelado está muy sabroso y que casi no se nota la diferencia, así que puede ser una buena opción. Lo único es que requiere cierta antelación y organización en el menú navideño, que no todas las familias pueden gozar de ella. 

Es importante tener en cuenta que no todos los mariscos se prestan para congelarlos, como puede ser el percebe, el erizo y los bivalvos. Pero la centolla, el bogavante, el buey de mar, los camarones, la cigala y la nécora, se pueden congelar sin que afecte demasiado a su sabor. 

Eso sí, cada producto tiene sus peculiaridades, así que a la hora de congelarlos mejor seguir las pautas que se indican en nuestras recomendaciones para la conservación del marisco.

 

Consejos para estas Navidades

Teniendo lo anterior en cuenta, aquí van nuestros consejos para comprar marisco estas Navidades.

1. Organízate con tiempo.

2. Pide el marisco vivo, siempre que puedas

3. El marisco de otras procedencias no tiene por qué ser peor, pero que no te engañen. 

4. Si no puedes hacerte con un buen marisco para estas Navidades, siempre nos queda enero/febrero. Disfruta de los tuyos independientemente del menú y ya los invitarás a una buena mariscada al pasar las fiestas, cuando los precios bajan estrepitosamente y la calidad de ellos es excepcional. 

0 comentarios

Dejar un comentario