El lugar de los gastrónomos del mar. | conócenos | Llámanos 685 118 916 | Inicio de sesión | Cesta (0)

Centolla de la ría

32.00€ / Unidad
  Unidad

GASTOS DE ENVÍO 8€. A partir de 130€, GRATIS

Elige cuando recibirlo

¿Tienes dudas? Llámanos o contáctanos

La centolla hembra de la ría procede de las Rías Baixas. Se distingue de la centolla francesa por su coloración más oscura e intensa y por las algas que presenta en su caparazón, además de su inconfundible sabor.

Se capturan mayoritariamente mediante nasas, método que favorece la sostenibilidad de la especie.

Comerla templada es, sin duda, la mejor manera de disfrutar de ella.

Tamaño

Peso

Pequeña 0,6 - 0,8 kg
Mediana
0,9 - 1,2 kg
Grande
1,3 - 1,5 kg
Gigante
1,6 - 1,9 Kg
Antes de empezar a cocer, es importante que tengas en cuenta que:
  • El marisco debe estar totalmente cubierto en agua.
  • Calcula 60 gramos de sal gorda por litro de agua, y un par de hojas de laurel seco.
Si la centolla llega viva a casa métela en la olla con el agua fría, para evitar que pierdan las patas. Si llega muerta, métela ya con el agua hirviendo.

Una vez dentro de la olla, cuando vuelva a hervir tendremos en cuenta los siguiente tiempos, en función de la pieza:
0,9 - 1,2 Kg - 18 minutos
1,2 - 1,5 Kg - 20 minutos

¡Ah! Introduce la centolla con las patas hacia arriba, para que todo el coral quede en el caparazón y bien separado del cuerpo.

La centolla es uno de los mariscos más completos a nivel nutricional, empezando por su contenido en Omega-3, muy beneficioso para nuestro sistema cardiovascular. Una porción de centolla cubre con la dosis diaria recomendada (DDR) para este ácido graso.

Si tienes que controlar el consumo de sal en tu dieta entonces, al igual que con otros alimentos, debes tener en cuenta que por su alto contenido en sodio, este marisco cubre ya un 18% de la DDR.

Cubre también el 50% de la DDR del equivalente de niacina, necesaria para que la oxidación de nuestros tejidos sea la correcta y evitar así enfermedades provocadas por su carencia.

Aporta un 30% aproximadamente de la DDR de fósforo, zinc y vitamina B6, las cuales son imprescindibles para presumir de un crecimiento y un desarrollo metabólico adecuado.

Y, por último, cubre el 10% de la DDR de folato, vitamina indispensable en la dieta de embarazadas y lactantes.