Camarón de la ría

79.00€ / 500 gr
  500 gr

GASTOS DE ENVÍO 8€. A partir de 130€, GRATIS

Elige cuando recibirlo

¿Tienes dudas? Llámanos o contáctanos

Ver detalles

El camarón de la ría es muy conocido por su gran sabor y, junto con el percebe, es uno de los mariscos más valorados.

Se puede confundir con otras especies, como la quisquilla (Crangon crangon), típica de la zona sur de la península. Pero el camarón (Palaemon serratus) se caracteriza por su larga espina serrada en la parte superior de la cabeza.

Se capturan utilizando el truel o el rastro de camarón, ambos utensilios son muy empleados en la pesca de bajura gallega.

El camarón, al tratarse de un producto muy delicado, se envía por defecto ya cocido. Ya que para una correcta cocción el camarón debe estar vivo en el momento de su preparación. 

De todos modos, si quieres que te lo enviemos vivo, sólo tienes que indicárnoslo en comentarios. Pero es muy probable que ya no lleguen vivos.

Para una correcta cocción del camarón, éste debe estar vivo en el momento de su preparación.

Antes de empezar a cocerlos, es importante que tengas en cuenta lo siguiente:
  • El marisco debe estar totalmente cubierto en agua.
  • Calcula 60 gramos de sal gorda por litro de agua, y un par de hojas de laurel seco.
  • Tener preparado un recipiente con hielo y agua salada para cortar la cocción.
Cuando el agua rompa a hervir, introduce los camarones y cuenta un minuto desde que rompa a hervir.

Otra manera muy sencilla para saber cuándo están ya cocidos es, esperar a que suban a la superficie con la corriente de convección del agua. Ése es el momento de sacarlos de la olla. Para ello, es necesario una olla bastante amplia.

Cuando se saquen de la olla, se deben introducir inmediatamente en el recipiente con hielo y agua para cortar la cocción.Y así, conseguir una carne más tersa y bien separada del caparazón.

Una vez fríos, se escurren y, tras unos minutos, se salan con abundante sal gorda.
El camarón aporta aproximadamente un 30% de la dosis diaria recomendada (DDR) del potasio. Este mineral desarrolla un papel indispensable en el control de la presión osmótica celular, manteniendo la cantidad de agua necesaria en la célula para que funcione correctamente.

Destaca también por su cantidad en vitamina B12, tan importante para el buen funcionamiento del aparato gastrointestinal, cubriendo la DDR.

Además, aporta más de la mitad de la DDR indicada para el yodo; mineral imprescindible para el buen funcionamiento de la glándula tiroides.